Skip to content
PLANTAS SUCULENTAS

La importancia de la endoterapia

Los àrboles son el patrimonio de la humanidad, independientemente en que paìs se encuentren, son el pulmòn del planeta, ayudan a limpiar el aire de la contaminaciòn es decir son muy importantes y necesarios para el ser humano y nuestro planeta.

Por este motivo debemos cuidarlos y ayudarlos a que crezcan sanos y fuertes , libràndolos de plagas que los dañan. Uno de èstos mètodos de cuidado es la Endoterapia,  procedimiento que permite la prevenciòn y cuidado arboreo de ciudades. a continuaciòn explicamos el tema màs en profundidad.

¿Qué es la endoterapia vegetal?

La endoterapia vegetal, también conocida como inyección de tronco, es un método terapéutico para la aplicación de tratamientos fitosanitarios en plantas leñosas y palmeras. Este método consiste en inyectar el producto fitosanitario y / o la sustancia nutritiva directamente en el sistema vascular de la planta.

En comparación con los tratamientos aéreos tradicionales, destaca por la ausencia de atomización, pulverización o aspersión de productos químicos que contaminen el medio ambiente, suelos y aguas. Este método tampoco representa ningún riesgo para la salud humana y animal, y se puede utilizar en cualquier momento del día.

Tras más de 10 años en el sector del tratamiento de árboles ornamentales, la técnica de endoterapia vegetal ha dejado de ser un sistema alternativo y se ha consolidado como una técnica para el control de plagas y enfermedades. Esta técnica también tiene múltiples beneficios para árboles y palmeras, proporcionándoles un aporte de nutrientes.

¿Como funciona?

La importancia de la endoterapia

La endoterapia vegetal es un tratamiento que funciona en relaciòn de la capacidad de flujo de la savia dentro del tejido vascular de las plantas, básicamente, en el xilema más externo [albura o albura]. El flujo de savia está determinado por dos parámetros: respiración y fotosíntesis.

Por esta razón, cuando tengamos estas dos variables, el tratamiento funcionará de la mejor manera. Generalmente, los tratamientos se realizan casi siempre en primavera y verano, épocas en las que hay más plagas. Sin embargo, existen plagas, como la procesionaria del pino, que aparecen en otoño / invierno. En estos casos, es necesario actuar a principios de otoño.

Cabe señalar que no todos los árboles tienen el mismo grado de permeabilidad del producto; tendremos más especies que son más porosas que otras. Para solucionar este problema, es necesario tratar cada especie de una manera única, según su porosidad y con una presión específica, para asegurar la perfecta penetración del producto sin provocar daños mecánicos en la planta.

Fundamentos

Es de suma importancia que los tratamientos de endoterapia vegetal. sean realizados por técnicos de empresas especializadas con formación en este tipo de aplicaciones de productos fitosanitarios. Esto garantizará la máxima calidad del tratamiento, asegurando su eficacia y minimizando los daños ocasionados a la planta.

Existen varios factores que pueden influir en el resultado final del control de una patología. Se han establecido seis factores fundamentales para el adecuado control de la patología. Estos factores se pueden ver en el hexágono de endoterapia vegetal:

Biología de la planta

En primer lugar, necesitamos conocer de primera mano la planta a tratar. Por tanto, debemos diferenciar entre un árbol y una palmera. Una característica muy importante que los distingue es su crecimiento; los árboles tienen crecimiento primario y secundario, mientras que las palmeras (angiospermas monocotiledóneas) carecen de crecimiento secundario.

Por otro lado, es necesario distinguir entre dos grupos de árboles, los pertenecientes a las gimnospermas, que incluyen el grupo de las coníferas (pinos, abetos, cedros, etc.) y los pertenecientes a las dicotiledóneas angiospermas.

Este último grupo de árboles se divide en dos subgrupos según la porosidad de su madera: árboles de porosidad difusa (plátano, tilo, álamo, etc.), que tienen los elementos vasculares conductores distribuidos uniformemente a lo largo del xilema, y ​​árboles de porosidad anular ( encina, encina, alcornoque, catalpa, olmo, etc.), que presentan grandes vasos en la parte más joven del tronco (en el xilema más externo).

Estas características determinarán el comportamiento del producto en el sistema vascular de la planta y la compartimentación o mineralización de las heridas.

Biología de la patología

Luego, debemos estudiar la etiología (el origen) del patógeno causante del daño. Primero, debemos definir si se trata de un insecto, un microorganismo, daño fisiológico, deficiencia nutricional o una combinación de más de uno de estos patógenos.

Sin embargo, una gran parte de los problemas son causados ​​por un tipo de insecto o ácaro. En este caso, necesitamos evaluar adecuadamente su ciclo biológico; a qué familia pertenece, su etapa de desarrollo y en qué época del año se produce el daño. De esta forma, sabremos cómo, cuándo y con qué realizar el tratamiento.

En el caso de enfermedades, debemos identificar el microorganismo causante del problema. La mayoría de las veces, esta será una tarea más complicada que la de identificar un insecto, ya que las pruebas de laboratorio se requieren con mayor frecuencia.

Las deficiencias nutricionales suelen ser más evidentes, especialmente la clorosis por falta de hierro. Sin embargo, existen otros tipos de clorosis debido a la falta de algunos otros micronutrientes. Esto también puede requerir pruebas de laboratorio para determinar cuál de ellos es insuficiente.

La endoterapia vegetal juega un papel fundamental en las estrategias de control del IPM (Integrated Pest Management) de plagas, enfermedades o fisiopatías.
Por tanto, la etiología responde a cómo, cuándo y con qué producto necesitamos realizar el tratamiento.

Método

El técnico aplicador debe conocer de primera mano qué sistema tiene en sus manos para realizar el tratamiento. Eso sí, debe ser un equipo homologado por la Unión Europea para evitar riesgos, tanto para la persona que lo aplica como para la planta y otras personas.

Hay dos características muy importantes que se deben tener en cuenta para lograr un buen control sin causar daños a la planta:

  • La presión de trabajo: el rango de presiones puede variar en función del tipo de madera de la planta a tratar.
  • El volumen que se inyectará: algunos equipos funcionan con macroinfusión y otros con microinfusión, dependiendo del volumen que se inyectará.

Por lo tanto, cuanto más preciso sea el sistema utilizado en términos de control de presión y volumen, más se minimiza el error por parte de la persona que lo aplica y más seguro y eficiente será el tratamiento.

Substancia activa

Esta sección, junto con la siguiente, sustancia portadora, determina la dosis del tratamiento, es decir, la dosis del producto a inyectar. Para hacerlo, necesitamos conocer la naturaleza del producto fitosanitario o nutriente. En el caso de productos fitosanitarios (insecticidas y / o fungicidas), es necesario conocer la concentración de la sustancia activa, su familia química y cómo actúa sobre el insecto o microorganismo.

Mediante el uso de endoterapia vegetal, se inyectan dosis pequeñas pero muy concentradas del producto fitosanitario. Por eso es muy importante utilizar productos que den las máximas garantías de calidad posibles. Hay productos con un bajo porcentaje de principio activo, lo que significa que el resto son coadyuvantes que pueden modificar significativamente las cualidades de un producto u otro con el mismo principio activo. Este hecho que también puede afectar al resultado final del tratamiento.

También es importante conocer la familia química y el modo de acción. Necesitamos saber si actúan ya sea afectando al sistema nervioso, como los neonicotinoides (agonistas del receptor nicotínico de la acetilcolina) o afectando al sistema nervioso y muscular, como las avermectinas (activadores de los canales de cloruro).

En el caso de los nutrientes, su contenido en macro y micronutrientes también es muy determinante, ya que un exceso de algunos de ellos puede provocar fitotoxicidad.

Sustancia portadora

Se entiende por sustancia portadora o emulsionante el producto que estabiliza una emulsión con un producto fitosanitario para que se esparza adecuadamente en el interior de la planta, favoreciendo su distribución y persistencia.

Su función es equilibrar el pH, la conductividad eléctrica y la densidad, además de lograr una mezcla completamente homogénea en el tiempo. Esto evita la precipitación de la sustancia activa o cualquier otro componente del producto fitosanitario.

La precipitación puede causar problemas de fitotoxicidad debido a un exceso de concentración del producto fitosanitario. El precipitado puede colapsar los elementos conductores del recipiente y, en consecuencia, provocar la no translocación del producto en toda la planta.

Temporada de aplicación y condiciones ambientales.

Debido a que la endoterapia vegetal es una técnica que trabaja a través del flujo de savia de la planta, el cual está determinado por la respiración y la fotosíntesis, la temporada de aplicación y las condiciones climáticas y ambientales serán muy importantes para que estos dos factores estén plenamente operativos.

La temporada de aplicación debe coincidir con el momento de crecimiento activo de la planta, que es el período de máximo flujo de savia. La transpiración a través de las hojas crea una presión negativa en el xilema (menos de 1 atm), que permite que la “savia cruda” fluya hacia arriba. La savia cruda transporta agua, minerales y otros elementos en solución, como el producto inyectado.

Las condiciones climáticas intervienen en el proceso de transpiración. Por lo tanto, tener una luz óptima, temperaturas cálidas y humedad relativa es muy importante. Estos factores afectan la apertura de los estomas, que son los principales actores encargados de la transpiración de las plantas. La energía solar provoca un aumento de temperatura que acelera la tasa de transpiración.

Una humedad relativa alta provoca una pérdida de agua más lenta porque el aire está saturado de vapor de agua y la planta cierra sus estomas. El viento también influye en este proceso. Aumenta el gradiente de concentración de vapor de agua entre el interior de la hoja y el aire circundante, arrastrando el vapor de agua desde la superficie de la hoja.

La luz y la temperatura también son determinantes para el proceso fotosintético en el que la planta elabora su alimento. Transforma la savia cruda en savia hecha de CO2 atmosférico (dióxido de carbono), agua y minerales con la ayuda de la luz solar.

La savia que produce contiene principalmente azúcares, además de agua, reguladores del crecimiento de las plantas y minerales disueltos. Es transportado por el floema desde las hojas y los tallos verdes hasta las raíces, pasando por toda la planta.

Metodología de inyección

Perforación

 endoterapia

Primero, se perfora el perímetro del tronco aproximadamente cada 30-40 cm.

Colocación

La importancia de la endoterapia

A continuación, se coloca el ENDOplug en el orificio. Este es un catéter por el que pasará la aguja de inyección, permitiendo que el producto entre y evitando que se escape.

Ajustamiento

Metodología de inyección

Usando un martillo de nailon y un posicionador especial, el ENDOplug se fija en el agujero hecho en el árbol.

Inyección

Finalmente, la inyección se realiza con el mecanismo de inyección de tronco seleccionado, insertando la aguja en el ENDOplug.

19 views