Skip to content

Lucha contra las plagas de las suculentas

plagas suculentas

Todo el mundo conoce las suculentas en general y muchas, por elección o por casualidad, poseen o han tenido al menos un espécimen. Las suculentas, o suculentas, son plantas originarias de zonas áridas y secas que han adaptado su apariencia y sus funciones a la necesidad de sobrevivir durante largos períodos sin suministro de agua. Esta prioridad les ha llevado a eliminar cualquier elemento dispersante de los líquidos, por ejemplo transformando las hojas en espinas o volviéndolas carnosas, para que sean pequeños depósitos de agua.

Las hojas y los tallos, en las plantas suculentas, tienen la función de recolectar líquidos para ser utilizados en largos períodos de sequía. Incluso las ceras y pelos que a menudo cubren las hojas de algunas suculentas están destinadas a evitar la evaporación excesiva de líquidos. Parece claro que, aunque en nuestras latitudes la falta absoluta de agua es un hecho mucho más raro, para que las suculentas vivan bien es necesario considerar sus orígenes y tenerlos en cuenta durante las fases de cultivo, para que se sientan bien. y tener satisfacción de verlos florecer y proliferar.

Las suculentas para crecer bien necesitan encontrar condiciones similares a las de las que provienen. Necesitan, por tanto, unas horas de sol, un ambiente seco y ventoso, un aporte de agua que también puede ser abundante, pero que debe ir seguido de un tiempo de privación. También necesitan un período frío (pero no heladas ni nieve) durante el cual descansar y acumular energía para la próxima temporada de crecimiento.

Cuando se garantizan estas condiciones, las suculentas se vuelven robustas y no es fácil enfermarse. En estos casos también resisten muy bien a posibles ataques de parásitos. Por el contrario, una suculenta obligada a vivir en zonas húmedas, a la que no se le da la oportunidad de secarse de vez en cuando, que ve poco sol y quizás en invierno se mantiene en apartamentos recalentados, se convertirá en presa frágil y fácil. de hongos, y ofrecerá una resistencia débil a los parásitos que tenderán a asediarlo.

  • Tratar las suculentas

     

  • Aunque se piensa que estos ejemplares no necesitan técnicas de cultivo específicas, es fundamental saber que las suculentas deben tratarse como cualquier otro vegetal. En cuanto a todos …
  • Suculentas de invierno

     

  • La característica principal de las suculentas es su excelente resistencia a los períodos cálidos y secos. De esto se puede deducir que los inviernos particularmente fríos y lluviosos no son fáciles de …
  • Suculentas con flores

     

  • ¿Es fácil o difícil hacer florecer las suculentas? La respuesta depende de la especie, pero las suculentas que florecen fácilmente también deben tener las condiciones para que ocurra la floración.

Examinemos, a la luz de lo dicho hasta ahora, las posibles causas de las enfermedades de las suculentas y los parásitos que pueden comprometer su salud. También especificamos que un uso excesivo e inadecuado de fertilizantes entre las causas de malestar de las plantas y puede provocar una menor resistencia por parte de las mismas al ataque de parásitos. El truco está en fertilizar sin exagerar, apegándose siempre a las dosis recomendadas.

Las cochinillas, pulgones, la araña roja, pero también las hormigas portadoras de pulgones, caracoles y nematodos, gusanos delgados que atacan las raíces, son los posibles enemigos de las suculentas. Las cochinillas se reconocen porque liberan una sustancia blanquecina y pegajosa que, a su vez, si se descuida, puede crear la base de enfermedades fúngicas. A menudo comienza en la base y se extiende a las partes más blandas de la planta, como las puntas. Los pulgones atacan directamente a las partes más jóvenes y tiernas y por ello hay que temerlas en las plantas que intensifican su crecimiento en primavera y verano. Provocan la muerte del tejido en las áreas afectadas.

Antes de examinar cómo combatir los parásitos, consideremos también la araña roja, prácticamente invisible, pero que deja manchas de color óxido como señal de su paso. Cuando se puede identificar la presencia de parásitos en la fase inicial, es más fácil eliminarlos incluso con métodos naturales. Por ejemplo, las cochinillas se pueden eliminar con un hisopo de algodón humedecido en alcohol, o incluso con un cepillo de dientes viejo, en el caso de superficies de más difícil acceso.

Incluso el agua en la que se han macerado durante unos días las hojas de ortiga, o el ajo, o la nicotina de 5-6 cigarrillos, vaporizados sobre las plantas, puede liberarse si la infestación no es masiva. Para los pulgones, el mejor aliado serían las mariquitas, que comen decenas de ellos todos los días. Pero incluso en una etapa temprana se pueden combatir con remedios naturales. Cuando la situación es más crítica, se pueden utilizar insecticidas comerciales. También los hay que se disuelven en el suelo para evitar el ataque de parásitos, pero el insecticida nunca es perfectamente selectivo y además daña a los buenos insectos.

93 views